Sentencia nº RC.000013 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Civil de Enero 23, 2012

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Exp. 2011-000529

Magistrado Ponente: CARLOS OBERTO VÉLEZ En el juicio por partición incoado ante el Juzgado Décimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, por la sucesión del ciudadano LUÍS CLEMENTE ORTEGA PÉREZ, fallecido durante el juicio, integrada por los ciudadanos BELÉN MARÍA SERRANO DE ORTEGA, LUÍS CLEMENTE, CLEMENTE MAURO, CARLOS CLEMENTE, ANDRÉS CLEMENTE ORTEGA SERRANO y MARÍA BELÉN ORTEGA DE KATZ, representados judicialmente por los abogados en el ejercicio de su profesión Azael Socorro Morales y Andrés Clemente Ortega Serrano, contra los ciudadanos LUISA AMPARO ORTEGA DE KROHN, JOSÉ MANUEL ORTEGA PÉREZ y la sociedad de comercio que se distingue con la denominación mercantil INVERSIONES 16 DE DICIEMBRE, C.A., patrocinados judicialmente por los profesionales del derecho, la primera, por José Neptalí Martínez Natera, Carmen Haydee Martínez López, Neptalí Martínez López, Carlos José Zavarse Pabón y Luís Germán González Pizani; el segundo, por Luís Esteban Palacios W., Arturo H. Banegas Masiá, Francisco Casas Ocando, María Corina Matheus M., Patricia Macedo B., José Rafael Mata Dona, Gilberto Jorge Rodríguez y Valentina Zambrano Llovera y, la sociedad mercantil, por Luís Esteban Palacios W., Neptalí Martínez Natera, Arturo H. Banegas Nasiá, Francisco Casas Ocando, Carlos José Zavarse Pabon, María Corina Matheus M., Patricia Macedo B. y José Rafael Mata Dona; el Juzgado Superior Décimo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la misma Circunscripción Judicial, actuando como Tribunal de Reenvío, dictó sentencia el 15 de junio de 2011, mediante la cual declaró, con lugar el recurso procesal de apelación interpuesto por la representación judicial de los codemandados contra la decisión del a quo, de fecha 3 de octubre de 2006. En consecuencia, revocó la decisión apelada y repuso la causa al estado que se encontraba el 25 de noviembre de 2002, ordenando la apertura de un Cuaderno Separado para sustanciar y decidir la oposición presentada en este proceso de partición, no hubo condenatoria al pago de las costas procesales dada la naturaleza del fallo.

Contra la precitada decisión, los demandantes anunciaron recurso de casación, el cual fue admitido y formalizado. No hubo impugnación.

Concluida la sustanciación, pasa la Sala a dictar su máxima decisión procesal bajo la ponencia del Magistrado que con tal carácter la suscribe, lo cual hace previas las siguientes consideraciones:

DENUNCIAS POR DEFECTO DE ACTIVIDAD

I

Al amparo del ordinal 1°) del artículo 313 del Código de Procedimiento Civil, se denuncia la infracción de los artículos 12, 206, 208, 211 y 243, ordinal 5°) eiusdem, y 26 y 257 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por reponer la causa al estado en que se encontraba para el 25 de noviembre de 2002 y declarar la nulidad de todo lo actuado con posterioridad a esa fecha.

Se fundamenta la denuncia de la siguiente manera:

“...En apariencias, la sentencia recurrida pudiera catalogarse como ajustada a derecho y de haber cumplido con lo dispuesto en los dispositivos denunciados, no obstante la conclusión que se extrae de los extractos citados es que dichas normas fueron violadas flagrantemente y que, al contrario de lo que estableció la recurrida y su aclaratoria, ignoró la orden emitida por la Sala de Casación Civil en la sentencia de 17 de mayo de 2010.

En efecto, como bien lo señala la recurrida esta Sala de Casación Civil en la sentencia del 17 de mayo de 2010 ordenó al Juzgado Superior ordenara la apertura del cuaderno separado “para resolver sobre la oposición e impugnación manifiestas de los codemandados quebrantó formas sustanciales del procedimiento de partición, infringiendo los artículos 12, 15 y 780 del Código de Procedimiento Civil, porque aún cuando haberse objetado las cuotas o alícuotas de los condóminos dentro de la comunidad, no procedió a la remisión al procedimiento ordinario para resolverlas”.

Eran esos los límites que le estableció esta Sala de Casación Civil al Juzgado Superior que le correspondiera dictar una nueva sentencia para que corrigiera el vicio indicado que era solamente que se aperturara (Sic) el cuaderno separado.

La recurrida lejos de subsanar el vicio que se le instruyó corrigiera, se extralimitó en sus funciones y ordenó una reposición que no le fue ordenada en la sentencia de la Sala de Casación Civil, procediendo a anular todos los actos subsiguientes a aquel en que se había inicialmente ordenado la apertura del cuaderno separado, lo cual no le fue ordenado. Esa nulidad de los actos posteriores y la reposición ordenada, resultaba a todas luces inútiles, incumpliendo un mandato legal y constitucional que vicia de nulidad la sentencia recurrida.

Repito, el Juzgado Superior a quien le fuera conferida la competencia para conocer y decidir en reenvío el presente asunto, solo debía ordenar la apertura del cuaderno separado, sin que debiera anular los actos subsiguientes a aquel en que se había aperturado (Sic) el cuaderno separado toda vez la validez de esos actos no dependía de que se procediera a dar cumplimiento a la apertura del cuaderno separado. Todos los actos subsiguientes al anulado de manera indebida por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS